Era un domingo cualquiera cuando sonó el teléfono,  era mi amiga Marina para contarme que acababa de ver nuestras ansiadas…