Marketing… ¿para qué sirve?

 

Todo aquel que ha escuchado este tecnicismo se ha preguntado en alguna ocasión ¿en qué consiste realmente?, y sobre todo ¿sería yo capaz de realizar alguna acción de marketing en mi pequeño negocio o estos temas están reservados para las grandes empresas?

Si nos vamos a terrenos prácticos y olvidamos aquellas sesudas y complicadas definiciones técnicas y llevas de anglicismos y los tan de moda términos americanizados, el marketing nos es más que un conjunto de pautas que podemos llevar a cabo para incrementar el desarrollo de nuestro negocio. Obviamente, todos en mayor menor escala podemos aplicarlas en nuestro pequeña o gran empresa.

De hecho, estamos seguros que todos los empresarios utilizan técnicas de marketing de forma innata e intuitivamente sin ser conscientes de ello.

Un error de definición, motivo por el cual el pequeño empresario a veces infravalora al profesional del marketing, radica en que no en todas las ocasiones las acciones desarrolladas en este ámbito van encaminadas a vender más; sobre todo en el corto plazo. Mediante un uso razonable de estas pautas podemos aumentar nuestra imagen de marca y la confianza que tienen depositada en ella los clientes, evitar que se caiga nuestra cartera comercial, controlar ataques de nuestra competencia, etc.. y como no, lo más buscado, podemos incrementar nuestra facturación.

Las diferentes ramas dentro del amplio espectro del marketing responden a los diferentes impulsos que mueven al ser humano a comportarse de una u otra forma (sorprende saber cómo el hombre es muy predecible en cuanto a su toma de decisiones y cómo conocer, detectar y anticiparnos a estas necesidades nos puede llevar al éxito) y a las distintas vías y herramientas que podemos utilizar para conseguir adaptarnos y satisfacer las comentadas pautas de consumo del ser humano.

Vender en base a los sentimientos que provocamos en nuestros potenciales clientes (temor, alegría, lujo, reconocimiento, etc…), hacerlo creando necesidades, vender de forma agresiva, convertirnos en un referente en cuanto a confianza, etc… suponen las diferentes técnicas que el marketing recoge.

Cualquier empresario que quiera aplicar estas técnicas debe tener muy claro varios conceptos, para elegir la acción más adecuada:

  • Puntos fuertes y débiles de mi producto
  • Conocimiento de la competencia
  • Identificar de forma muy concisa mi sector de mercado y mi publico objetivo para adaptarme al mismo
  • Empatizar con el cliente: “Si yo fuera el cliente…¿qué haría?¿qué compraría?
  • Utilizar el menos común de los sentidos: el sentido común

Teniendo claras las pautas anteriores, podemos desarrollar a pequeña escala acciones de marketing tan sencillas como por ejemplo provocar que hablen bien de nosotros y que de un cliente satisfecho nos llegue otro por recomendación; algo que siendo tan sencillo en la teoría constituye por sí mismo una técnica de marketing con muchas ramificaciones.

Como ejemplo, os contaremos como un taller de lavado de automóviles, ante la conocida “crisis” tuvo como idea, asociarse con diferentes tiendas de su barrio para aumentar su facturación. Si usted leyera un cartel que dijera “Lavando aquí su coche le regalamos 5 kilos de patatas”…¿le llamaría la atención?. El avispado dueño del taller llegó a un acuerdo comercial con la verdulería, la  carnicería, la frutería, etc… del barrio, pactando que a sus clientes les entregaría un ticket para que lo canjearan en los citados establecimientos por diversos productos de forma gratuita, los cuales posteriormente pagaba el dueño del taller a un precio muy reducido. De esta forma, todos los comercios se beneficiaron, ya que aunque inicialmente los márgenes se reducían, el dueño del taller se distinguió de su competencia y ofrecía algo diferente y original ( por lo que lavaba muchos coches) y los dueños de los comercios vieron como aumentaban la afluencia de público ( ya que los clientes del taller pasaban por la tienda a recoger su producto gratuito) y se incrementaban las ventas (debido a que cuando los clientes acudían a la tienda casi siempre compraban algo más aparte del producto del ticket).

Se trata de una auténtica acción de marketing, muy sencilla y al alcance de cualquier bolsillo y negocio.

En futuros post hablaremos de algunas de estas diferentes armas que el marketing nos proporciona e insistiremos en la importancia que tiene actualmente llevar este mundo tradicional a las nuevas tecnologías, es decir, lo que conocemos como marketing online.

Dejar un comentario

He leído y acepto la Política de Privacidad

Evaluadores de datos, S.L, le informa que utilizamos cookies propias y de terceros que permiten al usuario la navegación a través de una página web (técnicas) y para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento de los usuarios (analíticas). Si acepta este aviso consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad


Hacemos un seguimiento de información anónima de los visitantes del sitio web.
  • _ga
  • _gat
  • _gid

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios